A TI, EL PAPÁ DE MI HIJO, QUE TE ESTÁS PERDIENDO DE VERLO CRECER

A TI, EL PAPÁ DE MI HIJO, QUE TE ESTÁS PERDIENDO DE VERLO CRECER

Tú amas a tu hijo, sin lugar a dudas, pero solo pasas algún tiempo con él.

​Un rato los fines de semana, cuando más alegre está, esos ratos que compartes con él no representan ni el 10% de tu día y cuando quiero reprochártelo recuerdo que tú eres el que se está perdiendo el 90% de lo que tu hijo vive en un día.

¿Gran perdida, cierto?

Y es así porque tú tienes una vida hecha, una que antepusiste a ver crecer a tu hijo, a compartir días y noches con él.

No soy quien para juzgarte pero te pido lo mismo para mí.
No me juzgues cuando a tu parecer no soy la mamá que merece tu hijo.
Doy cada día lo mejor de mí para criar a tu hijo con todo el amor que tengo en mi corazón para él. No me juzgues, apóyame.

Yo también estoy tratando de cumplir mis expectativas, como mamá, trabajadora y sobre todo tratando de vivir y sobrevivir ante tantos cambios.

No solo soy la madre de tu hijo, soy despertador, dispensario, soy asesora de tareas y además de ser chef tengo que convertirme en psicóloga tratando de darle todo el apoyo

Y ¿tú? ¿Dónde estás cuando él llora de miedo en las noches?

Él no necesita juguetes.
Necesita de tu tiempo.
Porque un día crecerá, y será muy tarde para que tu hijo te incluya en su vida.
Si se acostumbró a tantos años de crecer sin necesitarte.
Será triste, pero no podrás retroceder el tiempo.

Comentarios