Hombre Infiel echa a la esposa de la casa. Pero ella planea una venganza genial

Es una realidad que muchas personas no valoran a quien tienen al lado. La palabra fidelidad no es muy importante para dichas personas. Y lo peor de esto, es que el dolor que pueden llegar a causar a sus parejas puede ser muy lamentable. Pero a veces las cosas se vuelven en contra.

La siguiente historia, o cuento, es metaforica/o, en el sentido de que el Karma siempre se encarga de devolver el mal que originas. Puede parecer exagerado, pero tiene un mensaje importante que te gustará leer.

Dicen que quien el mal hace, el mal recibe, y aunque muchas veces no es así, puede que en muchas otras sí lo sea y pasen cosas como la siguiente.

Después de 37 años de casados, Daniel y María llegaron a este cruel punto. Ellos se unieron muy enamorados años atrás, y a pesar de tenerlo todo, Daniel no estaba satisfecho y empezó una aventura en secreto con su secretaría. Pasado el tiempo, decidió juntarse con ella y echar a su mujer de la casa.

Daniel, tras peleas con abogados ante la ley, ganó la sentencia y consiguió quedarse con la casa, y le dio tan solo tres días a su ex mujer para que empacara sus cosas y despidiese de la que había sido su casa por tantos años. Ella, por eso, con bastante dolor en su corazón decidió darle una lección con un plan bastante cómico, pero que le funcionó a la perfección.

© Copyright 2010 CorbisCorporation

Con los únicos tres días que María tenía para irse, hizo lo siguiente. El primero empacó todas sus cosas. El segundo día hizo la mudanza a su nuevo hogar y el tercero la lió en grande. Preparó su última comida armonizando con velitas, caviar, vino blanco y camarones de los ricos y después de brindar, recoger la cocina y dejar todo limpio, decidió agarrar todas las cascaras y pieles de los camarones y las escondió de una forma ingeniosa en los cortineros de la sala.

cortinero02

Una vez María ya partió y Daniel y su nueva pareja comenzaróna a vivir en la casa, todo parecía ir genial, pero un hedor insoportable empezó a darles dolores de cabeza. Trataron de eliminar el mal olor, pero no atinaban con el foco de infección. Aromatizantes, limpieza de cañerías e incuso llamaron a especialistas en plagas e higiene de hogar, pero no pudieron localizar el foco principal.

mal-olor

 

Los amigos de Daniel y sus pareja dejaron de visitarlos, el olor cada vez era más insoportable, ni siquiera la empleada doméstica quiso seguir trabajando allí. Ya que el olor cada vez empeoró, decidieron abandonar la casa y venderla. El precio tuvo que bajar un 50% pues nadie quería comprarla al no poder respirar dentro de ella. Todos, incluso grandes empresas se negaron a comprarla.

Daniel necesitaba el dinero para poder comprarse una nueva casa, se endeudó con diferentes compañías y un día inesperado recibió la llamada de María con la excusa de saber cómo le había ido. Este no dudó en contarle lo que había pasado con la casa y ella se mostró muy amable al proponerle comprársela ya que estaba cansada de estar pagando renta. Daniel quiso volver a hacer una maldad y pensando que María no tenía ni idea de donde se estaba metiendo, aceptó vendérsela pero tuvo que ser por una décima parte de lo que la casa valía en realidad.

Daniel y su novia no cabían de la felicidad, pues por fin se habían podido deshacer de la casa que tanto apestaba. Su felicidad obviamente tenía un toque de maldad, se sentían victoriosos ignorando que el que ríe último ríe mejor y es que la mudanza sacó absolutamente todas sus cosas y las dirigían a su nuevo hogar, todo, incluso hasta los cortineros. Él, que quería engañar una vez más, terminó vendiendo una casa a un mínimo costo y además, llevándose el mal olor con él.

36dsfge4f_u

María ahora vive en la casa que nunca debió dejar, y Daniel… pues esperamos que al fin se haya podido deshacer de es mal olor.

Definitivamente cada quien obtiene lo que merece ¿no crees? Si aplaudes la acción de María, COMPARTE esta cómica historia.

 

 

Loading...

Comentarios